Compartir:Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook

Microplásticos Caballas Plasmar

 

Investigadores del Instituto ECOAQUA de la ULPGC, en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Delaware (Estados Unidos) publicaron recientemente el artículo titulado “Ingestión de microplásticos en caballas (Scomber colias) de aguas costeras de Canarias” en la revista científca especializada en contaminación marina “Marine Pollution Bulletin”.

 

 

El estudio revela que 94 de 120 caballas compradas en cofradías de Lanzarote y Gran Canaria, es decir casi el 80%, contenía microplásticos en el estómago. En total se encontraron 260 microplásticos, la mayoría fueron fibras (74%), pero además se encontraron fragmentos plásticos (12%), restos de pintura (12%) y trozos de redes de pesca y de films (2%).

Al comparar con otros estudios realizados en distintas partes del mundo se observa que las cantidades encontradas son similares a las que presentan peces de zonas altamente contaminadas como el Mediterráneo, puertos o zonas costeras de Asia o estuarios cercanos a zonas urbanas. Una posible hipótesis planteada sobre la cantidad de fibras presentes en los peces son los vertidos de aguas residuales que llegan al mar sin tratar o con un tratamiento que no logra retener la mayoría de las partículas. Los autores plantean realizar futuros estudios para poder determinar el origen de estos microplásticos.

Si bien los autores señalan que en el caso de las caballas no se consumen las vísceras, con lo cual no representa un riesgo de ingestión directa a través del consumo de pescado, cada vez es mayor la preocupación debido a que los microplásticos contienen contaminantes químicos asociados y se desconocen aún los efectos que pueden tener en los organismos.

Otro dato interesante, y similar a lo encontrado en estudios en peces, es que la gran mayoría de los microplásticos encontrados son de color azul. Una posible explicación es que los peces ingieran estas partículas confundiéndolas con su alimento, en este caso copépodos de color azul que representan un gran porcentaje de su dieta.